Las pseudociencias. Teorías que son difícilmente comprobables. Casi todas basadas en enormes conspiraciones. Pero aún así, son muchas las personas que últimamente se han hecho parte y no pocos defienden con uñas y dientes planteamientos poco probables como que la Tierra es plana y no redonda como nos “han hecho creer”. Cómo conversar de esto sin que nos crean arrogantes es una pregunta que en Incandescente, su blog regalón, nos hacemos a diario.

¿Usted ha visto Friends? Confieso que nunca había visto la serie hasta hace poco. Una escena en particular me llamó muchísimo la atención, que es cuando Ross y Phoebe se enfrascan en una áspera discusión sobre evolución (la discusión completa en inglés con subtítulos en español está aquí)

El problema de la arrogancia de Ross

tumblr_n7g9lxQRtY1qizapro2_500
–Sin evolución, ¿cómo explicas los pulgares oponibles?
tumblr_n7g9lxQRtY1qizapro1_500
 –Quizás los jefes supremos los necesitaban para conducir sus naves espaciales

Una de las situaciones que salta a la vista es la arrogancia de Ross, quien se escuda en su amplio conocimiento para denostar las creencias de otras personas. Es tan arrogante que cuando Phoebe lo emplaza a “abrir un poco su mente”, él se siente humillado, amplificado por la frase “¿cómo vas a mirar a los otros científicos a la cara?”

La actitud de Ross engloba un gran problema en la ciencia moderna, y es probablemente una de las causas por las cuales las pseudociencias están resurgiendo. La ciencia moderna está basada en ciertos principios fundamentales, siendo uno de ellos la disposición a admitir ignorancia. En contraposición al antiguo método de consultar al sabio de la tribu o al filósofo de la ciudad, los científicos modernos admiten no saberlo todo y parten su búsqueda desde la ignorancia. Incluso lo que se aprende con este nuevo método es reemplazable si se adquiere nuevo conocimiento, ya que no hay ninguna idea sagrada que no pueda ponerse en entredicho. O sea, todo es cuestionable.

Uno de los conceptos que se deriva de lo anterior es que los científicos no somos dueños de la verdad. Estamos siempre probando ideas en experimentos y observando los resultados. Las observaciones se van reuniendo en teorías más generales y, cuando abarcan muchísimos casos, se habla de leyes generales de la naturaleza. Por el contrario, si las observaciones no son las esperadas, quizás estamos frente a un nuevo fenómeno que probablemente necesite de nuevos y diferentes experimentos para poder comprobar que esa nueva idea es verdadera. Con este nuevo conocimiento recién adquirido, podemos ahora aplicarlo y crear nuevas tecnologías, dándonos el poder de cambiar el mundo. Piense en qué tan diferente era el mundo hace cien años, o solo hace cincuenta…

Todo lo anterior parece ser olvidado por Ross. Y es cierto, nadie nos enseña a comunicar nuestros descubrimientos en términos que todo el mundo entienda, ni tampoco nos enseñan a conversar con gente que descarta de plano nuestras creencias. Y es por esto que comenzamos con el proyecto Incandescente, por cierto.

¿Cómo conversar con Phoebe?

c8cacd489b0d7077bfd2071309f07b64--ross-friends-friends-moments
–¿Te cuento algo raro? –Siempre 

Ross no hace mucho para cambiar la visión de mundo de Phoebe. Sólo escupe datos que a él le ha costado toda una carrera entera entenderlos. ¿Qué estrategia podríamos ocupar para conversar? Nikk Effingham, profesor de filosofía de la Universidad de Birmingham, plantea que las personas que defienden conceptos pseudocientíficos usualmente cambian el contexto de la conversación, llevándola a terrenos escépticos que descartan cientos de observaciones y testimonios. Ante el hecho que los fósiles son una prueba fundamental de la evolución, Phoebe comenta “pero habría que preguntarse quién puso esos fósiles en primer lugar”. Ella cambia el contexto de la conversación, cambia el foco de la pregunta, donde en vez de preguntarnos si los fósiles calzan en una idea mayor (la evolución), nos preguntamos si alguien plantó esos fósiles.

La idea anterior se repite en otros conceptos pseudocientíficos como la Tierra Plana. Para el lector que no esté aún enterado, existen personas en el mundo que afirman que la Tierra es plana como un disco, en la cual la disposición de los continentes es tal como el logo de la ONU. En los bordes de ésta hay una pared de hielo que nos impide ir más allá, y el Sol y la Luna y las estrellas son esferas de luz que estarían muchísimo más cerca de lo que “nos han hecho creer”.

The_Earth_seen_from_Apollo_17.jpg
Imagen tomada desde el Apollo XVII en 1972. “Una fotografía hecha por computadora” diría un terraplanista.

Si tomamos dos modelos, uno de la Tierra Plana y otro de la Tierra Redonda, asumamos por ahora que uno de los dos debe ser verdad. En la ciencia moderna, se diseñarían experimentos para poder comprobar uno u otro modelo. Hasta antes de la era espacial, se han documentado dos experimentos que comprobarían la redondez de la Tierra: el conocido experimento de Eratóstenes y uno menos conocido, pero que tiene traición, apuestas sin pagar, amenazas de muerte y difamaciones dignas de una telenovela venezolana. Es el experimento del Old Bedford River en Cambridge, Reino Unido, llevado a cabo por Samuel Birley Rowbotham, quien tras observar los resultados afirmó que la Tierra era plana (!), y luego Alfred Russel Wallace, tras hacer unos ajustes indicó que los resultados son más consistentes con un modelo de Tierra redonda. Incluso hubo un experimento similar que los resultados fueron interpretados con un modelo de Tierra cóncava, como si tuviese una forma de copa o cáliz. Actualmente hay dos grandes formas de comprobar la redondez de la Tierra: las fotografías tomadas desde el espacio, o el experimento de los star trails (“caminos de las estrellas”) explicado aquí en el canal Quantum Fracture

Con sus planteamientos, los defensores de la Tierra Plana descartan décadas de estudios, experimentos y predicciones con sus planteamientos. Cambian el foco de la discusión a uno en que todo es falso: las fotos desde el espacio, los husos horarios, las estaciones del año, las distintas estrellas que se ven en los hemisferios norte y sur, etc. Todo muy difícil de comprobar en un modelo de Tierra Plana. Incluso llegan a negar fuerzas de la naturaleza como la gravedad para tratar de explicar la forma plana de nuestro planeta. Y aquí voy a confesar algo que quizás no mucha gente sepa: no sabemos qué es exactamente la gravedad, pero sí sabemos cómo afecta a cualquier cosa que exista, desde un grano de arena en la Tierra hasta el movimiento de sistemas planetarios muy lejos de nuestro Sistema Solar. Como entendemos los efectos de la gravedad, podemos hacer pronósticos y calcular movimientos y trayectorias. ¿Ha oído hablar del cometa Halley? El astrónomo Edmond Halley demostró que el cometa que ahora lleva su nombre aparece en la Tierra cada 76 años. Pasó cerca de la Tierra por última vez en 1986 y lo veremos nuevamente en 2061. ¿Cómo lo hizo? Aplicando las leyes de la naturaleza que Sir Isaac Newton describió.

JoeyGasp.gif
¿No sabemos lo que es la gravedad?

Entonces, ¿somos arrogantes los científicos? Quizás arrogantes no es el adjetivo preciso. Es algo más complejo, que está íntimamente ligado al hecho que nos entrenan para descartar información poco precisa o con argumentos muy livianos, en pos de datos y observaciones contundentes. Y por supuesto, como investigadores profesionales tenemos  de por sí muy poco tiempo para tratar de explicar conceptos que a nosotros nos parecen triviales. Hay ejercicios que son muy valiosos como el clásico “explica tu trabajo como si se lo explicaras a tu abuelita”. De hecho, esa es la idea base de este blog.

Finalmente, quisiera ser majadero y volver a mencionar que los científicos no somos dueños de la verdad. La ciencia moderna es hecha por seres humanos, por ende no es perfecta ni tampoco pretende serlo. La arrogancia debemos dejarla de lado, y debemos ser claros en indicar qué es lo que sabemos y qué es lo que no sabemos, qué es especulación y qué son hechos comprobables. Discutir de forma dogmática aleja a la gente de la ciencia. Phoebe de hecho está en lo correcto: hace cien años no sabíamos que el átomo se podía dividir, hace mil años creíamos que la Tierra era plana. Carl Sagan lo plantea de una mejor forma: “La ciencia no es perfecta, con frecuencia se utiliza mal, no es más que una herramienta, pero es la mejor herramienta que tenemos: se corrige a sí misma, está siempre evolucionando y se puede aplicar a todo. Con esta herramienta conquistamos lo imposible”.

Carl Sagan Cosmos
Carl Sagan, de profesión maestro e ídolo de multitudes

Si tiene dudas y quiere saber más, por supuesto que puede revisar artículos en internet, pero recuerde chequear la fuente siempre. Y no se preocupe: sea creativo y cuestiónese todo siempre. Converse con su científico/a amigo/a. Estamos a su servicio. Incluso pídale que le explique ciertos experimentos, seguro que le fascinará.


PS: Gracias por la inspiración a los siguientes posts y libros.

  • El canal de Crespo, Quantum Fracture, tiene muchos videos en los cuales explica conceptos físicos de una forma muy amena. Acá la Trilogía de la Tierra Plana y cómo desmontar muchos de sus argumentos.
  • La idea de cómo conversar sobre pseudociencias la obtuve de acá

https://theconversation.com/how-to-reason-with-flat-earthers-it-may-not-help-though-95160

  • La explicación de cómo funciona la ciencia moderna la saqué del gran libro del Profesor Yuval Noah Harari, Sapiens. Totalmente recomendado. Es de esos libros que te hace sentir más inteligente tras leerlos.

Harari, Yuval N. Sapiens : a Brief History of Humankind. Harper, New York, 2015.

 

Advertisements