Estimados, apreciados y siempre bien ponderados lectores, admiradores y fans: Nuevamente me dejo llevar por la contingencia y decido escribir algo distinto a lo que tenía en mente: las temibles y demoníacas VACUNAS.

lead_960
Imagen gentileza de The Atlantic

Para quienes no están en Chile, les cuento que nuevamente hubo  una polémica en torno a las vacunas, específicamente por la vacuna en contra del virus del Papiloma Humano (HPV por sus siglas en inglés), que está asociado al cáncer cérvico-uterino, de garganta y otros, ya que se ha presentado un recurso de protección para evitar su aplicación a menores. Aquí le dejo una noticia publicada por el diario online Emol, que, lamentablemente, tiene un problema de redacción gravísimo, ya que Gardasil es uno de los nombres de la vacuna, no un componente de ella como se señala en la nota. Luego nos preocupamos de esta polémica.

Como la idea de nuestro sitio web es informarle, pero también hacer que Ud. se cuestione y tenga una mirada crítica acerca de la lluvia de información que recibe a diario por las redes (y como a mi también me encanta hacerle preguntas y ponerle en aprietos), partamos desde lo más básico…

¿Tiene Ud. alguna idea de qué es una vacuna?

Si visita el sitio web de la Organización Mundial de la Salud– que de paso se lo recomiendo mucho, ya que es muy completo y está escrito en lenguaje muy amigable- encontrará la siguiente definición:

“Se entiende por vacuna cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos. Puede tratarse, por ejemplo, de una suspensión de microorganismos muertos o atenuados, o de productos o derivados de microorganismos. El método más habitual para administrar las vacunas es la inyección, aunque algunas se administran con un vaporizador nasal u oral”.

En términos simples, una vacuna es algo que hace que su hermoso cuerpecito se de cuenta que está siendo atacado por algún agente dañino para su salud y lo hace reaccionar y atacar de vuelta.

OK, pero ¿y cómo funciona una vacuna?

thumb-guaripolo
El Dr Guaripolo, el científico favorito de los niños de 31 Minutos (31minutos.cl)

Supongamos que el Dr. Guaripolo, destacado científico chileno, logra aislar el terrible virus de la Enfermosis que produce diversas enfermedades en los seres humanos, tales como la Olvidosis, Guantesillosis, Calzoncillosis y la temida Pelucosis. Uno de esos largos días en el laboratorio, encontrándose muy cansado (probablemente distraído en sus galletitas de la felicidad), el Dr. Guaripolo no se da cuenta que lo que mete al microondas era un cultivo del virus y no su Sopa Para Uno. Al realizar sus experimentos de rutina, el Dr. Guaripolo se da cuenta que los Guachimingos que usaba para sus experimentos no se enfermaron como de costumbre tras recibir una inyección del virus achicharrado en el microondas. De hecho, semanas después, tras recibir una dosis del virus en buenas condiciones, se recuperaron rápidamente.

¿Qué pasó? Principalmente, que al recibir los Guachimingos una dosis del virus de la Enfermosis que no era tan agresivo (ya que se había dañado al calentarse en el microondas), sus células del Sistema Inmune -quienes se encargan de la defensa de nuestro cuerpo, generaron anticuerpos o “memoria” en contra de este  y, por ende, al recibir el virus activo posteriormente, el Sistema Inmune lo reconoció, atacó y eliminó.

Así es como funciona, principalmente, una vacuna. Por lo general, lo que Ud. recibe es una partecita del agente que produce la enfermedad o el agente completo pero atenuado, es decir, que ha pasado por algún procedimiento y ya no es tan agresivo. Esto hace que su Sistema Inmune reaccione en contra de este, no tan fuerte como si fuese una infección verdadera, y genere memoria para luego reconocerlo en caso de una infección real.

¿Ya pero y en qué le afecta al resto si yo no quiero vacunarme o vacunar a mis hijos?

calzoncillosis.jpg
Imagen modificada de vaccines.org

Si miró la caricatura de arriba se habrá dado cuenta que las vacunas cumplen dos funciones básicas: protegerlo a Ud. y al resto.

PERO…además hay otro punto muy importante que es digno de una película apocalíptica, pero no por eso menos real…En el caso de los virus patógenos (los que dañan su salud), si Ud. no se vacuna además se convierte en un reservorio de ellos, y les provee un muy buen ambiente para que ellos hagan fiesta en su cuerpecito, muten y se produzcan cepas del virus aún más agresivas y dañinas que podrían infectar a otros, incluyendo vacunados….así es que en resumen, al vacunarse se cuida Ud. y evita convertirse en un reservorio de virus que podría ser foco de infección y fuente de producción de nuevas cepas. 

Por ende, si Ud, es de aquellos que no quieren vacunar a sus hijos, por favor háganos (al resto de los mortales) dos favores:

1- Si Ud., pese a toda la evidencia (histórica, disponible en medios SERIOS, reproducible y comprobable), no desea vacunarse y vacunar a sus hijos, por favor le rogaría se vaya a vivir a una isla muy muy lejana o la cima de una montaña y se encierre bajo 7 llaves (y por supuesto ni se le vaya a ocurrir viajar a otro país). ¿Estoy siendo paranoica? No, para nada. La respuesta es sencilla: hay enfermedades que se consideran erradicadas de la faz de la tierra, como la Viruela, pero otras, si bien en nuestro país son muy raras hoy en día, como la Rubéola, siguen ahí (último brote el 2008). Y Ud. no tiene que ser muy inteligente para pronosticar que si hay un brote nuevamente de alguna enfermedad para la cual Ud. rehusó vacunarse, quienes serán de los primeros en contagiarse y, además, convertirse en foco de infección para personas más susceptibles (quienes por estar sufriendo alguna enfermedad, haber salido recién de una operación, quimioterapia, ser recién nacidos, estar embarazadas o pertenecer al rango de la tercera edad tiene un poco más deprimido su Sistema Inmune en comparación con el esto de la población) serán Ud. y su familia.

2- Cierre sus ojos, concéntrese por un segundo y cuestiónese lo siguiente: ¿de qué moría la gente antes? (remóntese al tiempo de sus padres, abuelos y de ahí para atrás) ¿por qué la gente hoy ya no muere de lo mismo? “Hoy no hay necesidad de vacunarse, nuestra calidad de vida actual evita la aparición de antiguas enfermedades”. Uff…este es un “argumento”, lamentablemente, bastante común. Le cuento que por mucho que Ud. coma sano y limpio, se lave las manos antes de comer, tosa en su antebrazo y no en sus manos, vaya al gimnasio, coma BIO, etc,  si Ud. no se enferma de Tuberculosis, Rubéola, Sarampión, Poliomelitis, entre otros, es porque  ¡UD ESTA VACUNADO!

Veamos que dicen los hechos. Le voy a ahorrar un poco el trabajo de buscarlo en la web:

Según un reporte basado en datos de nuestro Ministerio de Salud para el año 2010, la Organización Panamericana de la Salud sostiene con respecto a Enfermedades prevenibles por vacunación:

“La poliomielitis ha sido eliminada, no circula el poliovirus salvaje y no se han notificado casos asociados a la vacuna; la cobertura de vacunación es de 96%. No se registraron casos de difteria. La cobertura con la tercera dosis de DPT es de 96%. Desde 2004 no se han confirmado casos autóctonos de sarampión, enfermedad que se considera en vías de eliminación. No se han notificado casos de rubéola desde 2008. La tos ferina ha tenido una incidencia anual de 4,4 casos por 100.000 habitantes, de los cuales 79,7% correspondieron a menores de 5 años. El tétanos se presenta en forma esporádica, con siete casos en 2010 (una incidencia de 0,04 casos por 100.000); no se registraron casos de tétanos neonatal. En 2010 se notificaron 857 casos de parotiditis (incidencia de 5 casos por 100.000 habitantes) que afectaron principalmente a los menores de 15 años (74,6%). La influenza se presenta en forma epidémica cada 3 o 4 años. En 2009 se notificaron 16.096 casos (1,05 por 100.000 habitantes), principalmente en personas de 5 a 19 años, y produjo una mortalidad de 0,9 por 100.000 habitantes; el virus A (H1N1) ocasionó 4.037 casos. En 2010, la tasas de incidencia de hepatitis B y hepatitis C fueron de 3,3 y 3,5 casos por 100.000 habitantes, respectivamente. Se registraron 79 casos de enfermedad meningocócica (incidencia de 0,6 casos por 100.000 habitantes) de los cuales 55% afectó a menores de 5 años; su letalidad fue de 8,6%”.

Le cuento que desde 1805 en Chile se han implementado las vacunas y si quiere leer un poco más de la historia de las campañas de vacunación en nuestro país, le recomiendo este sitio. Ahora si Ud. es de los que se cuestiona para qué vale la pena seguirse vacunando contra enfermedades como el Sarampión, le pido se remita al párrafo de más arriba (enfermedad en “vías de eliminación”). Lo mismo con la Poliomelitis, le recomiendo lea noticias internacionales y vea qué está pasando en este mismo instante en algunos países de Africa…

Nuestro país ha hecho tremendas mejoras en este sentido, que permiten que Ud. y yo en estos momentos gocemos de una muy buena calidad de vida en comparación con algunos de nuestros países vecinos, así como también algunos países en Africa y Asia. En este sentido, esta tabla del Ministerio de Salud ilustra los grandes hitos de las campañas de vacunación en nuestro país:

hitos-vacunas-tabla

 ¿Aún no lo convenzo?

Vea con sus propios ojos el éxito que Chile ha tenido en disminuir enfermedades que son prevenibles por medio de la vacunación (fuente aquí):

imagen-who-vaccination-prevenible-diseases

¿Quiere saber más acerca de las campañas globales de vacunación?

¿Y qué hay de cierto en eso de que las vacunas producen autismo?

Ufff, aquí tenemos para escribir una nota completa en este sitio…Digamos que un colega, aparentemente, no muy serio en sus investigaciones (…) logró publicar en estudio que insinuaba esto en una revista científica MUY prestigiosa. Para cuando la revista se dio cuenta de la farsa, y sacó el artículo de circulación, la noticia de la supuesta relación vacunas-autismo había crecido como una bola de nieve… LEALO UD MISMO. De hecho, si Ud. se pone a investigar al respecto en fuentes SERIAS encontrará muchos estudios que han analizado la relación vacunas-autismo y verá que siempre la conclusión es la misma= no hay relación comprobable. Acá le dejo un ejemplo, esta es una nota de un diario (en inglés) acerca de un MEGA estudio al respecto que se publicó el 2014.

¿Quiere leer más acerca de mitos y realidades de las vacunas?

Bueno aquí le dejo una fuente seria para leer un poquito más al respecto y para que despeje un poco sus dudas.

Fuente seria, fuente seria… ¿Pero cómo distingo una fuente seria entre la avalancha de información que recibo a diario por las redes?

Si quiere estar completamente seguro de lo que está leyendo es confiable, hace poco mi colega María de los Angeles publicó una muy buena guía al respecto.

¿Y qué pasa con la famosa vacuna contra el virus del papiloma humano y toda esta polémica que he leído en las redes?

Esta vacuna, que fue desarrollada por el australiano de origen escocés Ian H. Frazer (hoy todo un rockstar en Australia por lo mismo) y su compañero chino Jian Zhou (Q.E.P.D.),  es muy probable que pase a la historia como la primera vacuna contra el cáncer. Esto porque va directamente en contra de dos de las cepas del virus del papiloma humano que están relacionadas con la aparición de cáncer cérvico-uterino (de garganta y otros). No voy a escribir mucho al respecto aquí (eso da para otra nota entera), pero si Ud. ya inició su vida sexual le cuento que tiene algo así como un 50% de posibilidades de haber contraído el virus…

AHORA, antes de que corra a tirarse por la ventana, le cuento que no todas las cepas están asociadas con cáncer, y si está contagiado o contagiada (SI, hombres y mujeres) de ahí a que la infección se desarrolle activamente es una probabilidad mucho menor y de ahí a que Ud. le de cáncer es aún menos probable. MALAS NOTICIAS, lo que le acabo de comentar sobre las probabilidades se aplica para todos los cánceres, las probabilidades son bajísimas, pero aún así pasa y, lamentablemente, todos tenemos algún conocido que lo padece o padeció (¿por qué a algunos si y otros no? esa es la pregunta del millón de dólares y ese es tema para otra nota). ¿Qué le quiero decir con esto? Que aunque las probabilidades de desarrollar el cáncer cérvico-uterino sean bajas y aunque cada vez (espero) mis congéneres estén más y más conscientes de que deben de hacerse exámenes anuales, aún así se diagnostican más de 1.400 casos de este cáncer anualmente en nuestro país y mueren más de 700. De hecho, le cuento que en este link que le acabo de dejar podrá ver que el cáncer cérvico-uterino ocupa el cuarto lugar en incidencia en las mujeres después del cáncer de mamas, colorectal y de la vesícula. Además del segundo lugar si nos enfocamos en las mujeres entre 15 y 44 años. Adicionalmente, es el sexto cáncer que más mujeres mata en Chile. Por ende creo que las cifras justifican totalmente una campaña de vacunación si la vacuna está disponible.

Hace un rato hay una “polémica” al respecto en las redes (como “la bola de nieve” que describía más arriba). A la vacuna se le han atribuido supuestos efectos negativos severos en menores vacunadas. Al respecto Ud. también podrá encontrar estudios en fuentes serias. El tema, a mi juicio, es que la campaña de los “anti-vacunas” se está enfocando mucho en esto y olvidando un detallito muy importante: TODOS los medicamentos, lamentablemente, tienen efectos secundarios. La razón es muy simple: todos somos individuos distintos. Es por eso de que se trata de producir medicamentos que sean lo más específicos posible para las zonas demográficas en que se aplican. Por ende, en lo que hay que fijarse a la hora de evaluar un medicamento es en la curva de efectividad de éste sobre la población aplicada, es decir, qué porcentaje de la población de estudio respondió bien, qué porcentaje no respondió, qué porcentaje presentó efectos secundarios leves, graves, etc. Por ende, si le preocupan los efectos secundarios de esta vacuna, le pido que se informe, nuevamente, en fuentes SERIAS, acerca de los efectos positivos y negativos que realmente tiene en la población.

Para el caso particular de esta vacuna, los efectos negativos que ha tenido y el porcentaje de mujeres que han sido afectadas es mínimo, dele una miradita a la página de la OMS o sitios en donde pueda encontrar datos provenientes de grandes grupos de mujeres vacunadas. Nota al margen: que uno de los argumentos en contra de esta vacuna sea el dolor que produce el pinchazo y posterior hinchazón merece….ningún comentario….

¿Pero si esta vacuna es nueva y el cáncer cérvico-uterino es algo a largo plazo, cómo saben que realmente funciona?

Esta vacuna se aplica hace más de una década y si bien es poco tiempo para ver sus efectos a largo plazo, ya se están realizando estudios en grupos grandes de mujeres al respecto. Acá le dejo dos como ejemplo, uno en Australia y otro en Suecia (ambos en inglés).

Evidencia de su efectividad:

1- Estudio en el estado de Victoria, Australia. Más de 14 mil escolares no vacunadas versus casi 25 mil que recibieron la vacuna (85% de las cuales recibieron las tres dosis).

2- Estudio en Suecia en más de 124 mil mujeres vacunadas.

Palabras finales

OPINION Y DECISION INFORMADA, en especial si se trata de temas tan sensibles como seguirse vacunando Ud. y a sus hijos. Y una vez más, infórmese en fuentes SERIAS, le aseguro que lo que compartió su contacto de facebook que le cae bien o la página de dietas para adelgazar o de mandalas que sigue no es la mejor fuente para informarse al respecto. Y finalmente, con respecto a la “polémica” en general que se ha armado acerca de las vacunas, como “una bola de nieve”, en las redes en los últimos años, es más probable que a Ud. le de la garrotera o la chiripiolca antes que autismo después de vacunarse…¡Gracias por seguirnos!

¿Le dio flojera leer mi nota y prefiere ver  videos didácticos?

Video 1 y Video 2.

Advertisements