No seas tu peor enemigo. Sé incandescente, ¡enciende tu mente!

¿Qué enemigo podría ser peor que aquel que apaga nuestra curiosidad, poniéndonos una venda en los ojos, sepultando nuestras posibilidades de aprender? Cada vez que aceptamos sin cuestionar algo que leemos a la rápida en los medios de comunicación y, peor aún, ayudando a su difusión, no estamos sino que convirtiéndonos en ese peor enemigo.

Un área especialmente sensible e importante para nuestra vida diaria que se ha visto afectada por la, cada vez mayor, ola de “desinformación” que inunda las redes sociales es la ciencia. Se ha ido posicionando un discurso que clama que las ciencias no son más que un negocio, y, por lo tanto, se cuestiona la confianza en ellas. Peor aún: en el ámbito de las ciencias exactas, ciertas ideas se han ido propagando y ya están cobrando sus primeras víctimas: niños que mueren por no ser vacunados, ya que sus padres creen que es verdad que las vacunas producen autismo.

Es muy probable que los científicos seamos en parte responsables de esto, ya que quizás no somos los mejores comunicadores del mundo y muchas veces no sabemos contarle a otros qué es lo hacemos. Es justamente en este punto en que ambicionamos marcar la diferencia: queremos promover el análisis crítico y difundir el conocimiento científico en un lenguaje apto para todos y de una forma amena. Así es que no nos queda más que invitarte a que nos sigas y nos comentes, y enciendas tu mente hasta hacerla incandescente, que te vuelvas un foco de conocimiento y que ninguna venda sea lo suficientemente gruesa para cegarte jamás.

El equipo de Incandescente.

Advertisements